miércoles, 26 de febrero de 2014

Volar en globo

¿Has pensado alguna vez cómo vuela un globo aerostático? Pues muy fácil: por diferencia de densidades. Normalmente dentro del globo hay aire caliente o helio, que son menos densos que el aire de fuera,  y cuando las densidades se igualan, el globo deja de elevarse.




¿Te gustaría probarlo? Seguramente sí. Hay gente que lo incluye en la lista de las cosas que debemos hacer antes de morir junto a plantar un árbol, tener un hijo y escribir un libro.
Todo el que lo prueba lo describe como una de las mejores experiencias que han vivido, inolvidable.

Muchos pasajeros bajan diciendo que queda muy lejos de la sensación de vértigo que creerían sentir. Abandonados a las vistas, la sensación de flotar, el silencio...
La mejor hora para volar es la primera de la mañana, cuando el viento suele ser más calmado. El calor producen corrientes térmicas y turbulencias. De ahí que los vuelos sean tan temprano.

Como curiosidad os diremos que no hace mucho más frío que en el suelo. Muchos pasajeros nos hacen esta pregunta al contratar el servicio. Siempre respondemos los mismo: no es necesario ir mucho más abrigado de lo que irías en el suelo.

El vuelo tiene una duración aproximada de una hora y tras él, para reponer fuerzas obsequiamos a nuestros pasajeros con un típico desayuno.

Así que no lo pienses más, disfruta de esta experiencia, o regálala a quien quieras y no pierdas la oportunidad de descubrir el mundo desde el cielo.

¡Os esperamos!

miércoles, 19 de febrero de 2014

Practicar deportes de aventura



Cada vez es mayor el número de gente que busca una alterativa a los clásicos a la hora de hacer deporte, o al menos,se deciden a probarlo por primera vez.
La oferta es tan amplia como desconocida. Los hay arriesgados como: puenting, paracaidismo, rafting o el vuelo acrobático y otros que entrañan menor riesgo, como pueden ser el vuelo sin motor, los paseos en helicóptero, avioneta o globo.

A la hora de elegir una de estas experiencias es muy importante conocer los límites de cada uno, para no echarnos atrás a la hora de la verdad. Seguro que encuentras una para ti.
La práctica de estos deportes produce una serie de beneficios que quizás nunca te has planteado. Por ejemplo la adrenalina, que ayuda a mantener nuestro sistema cardiovascular, y el efecto relajante posterior, así que es perfecto para dejar a un lado el estrés. Por otro lado, superar nuestros propios límites y barreras personales, algo que cada cierto tiempo deberíamos hacer.



Por último y no menos importante, no olvides que todas estas actividades deben ser realizadas de la mano de profesionales que supervisen que todo sea correcto.
Si aún no has vivido ninguna de estas experiencias, ¡anímate! Seguro que repites.